El patrón de luz que desafía toda lógica

La NASA utiliza su ya ampliamente conocido telescopio Kepler para poder descubrir nuevos planetas. Para poder hacerlo se basa en la técnica de observar los diferentes cambios de luz que son producidos en todas las estrellas a las que tiene acceso.

650_1200

Toda esta iluminación es capaz de seguir un patrón muy preciso; por lo que haciendo una serie procesos, se puede establecer que allí hay un planeta y hasta determinar algunos datos que pueden ser muy interesantes.


El telescopio está apuntado a nada menos que hasta 150.000 estrellas al mismo tiempo. Además, la NASA creó el programa Planet Hunter que ayudará  a que los ciudadanos que tengan conocimientos sobre astronomía puedan ser capaz de observar estos patrones de luz cómodamente desde sus propias casas.

Ahora bien lo bueno: parece que desde el año 2001 los científicos van detrás de una estrella que tiene un comportamiento que no se ajusta con lo que consideran normal. Le han puesto el nombre de KIC 8462852 encontrándose en la zona superior de la vía láctea; justamente ubicada en las inmediaciones de las constelaciones Lyra y Cygnus.

Lo más curioso de ella es que posee un patrón de brillo muy peculiar: parece que existe una estructura artificial a su alrededor.

Un patrón que todavía no ha podido ser explicado.

En un primer momento esto no tendría que parecer demasiado extraño. Estas construcciones son normales en estrellas jóvenes que se acaban de formar. Poco a poco se unirán estos elementos, conocidos cómo elementos de materia, para dar lugar a nuevos planetas utilizando la gravedad.

Sin embargo, esta estrella en concreto no es joven, por lo que no encaja dentro de esta descripción.

Para que te puedas hacer una pequeña idea de lo especial que es, los científicos aseguran que no se ha dado otro patrón así en ninguna de las otras 150.000 estrellas que han estado observando durante todos estos años.

¿Civilizaciones extraterrestres?

La conspiración ya se ha extendido por las redes sociales. Algunos científicos aseguran que este extraño cuerpo orbitando alrededor de la estrella no tiene nada de natural… y que puede ser que hayan otras fuerzas que la hayan creado, como presencia extraterrestre.

En estos momentos se están recogiendo colaboraciones para apuntar un captador gigante de radiofrecuencia contra la estrella, con el objetivo de captar ondas de radio para poder saber más sobre ese comportamiento.

En el caso de que se apruebe, todavía pasarían algunos meses antes de que obtengamos algún resultado.

Compartir articulo: